martes, 23 de diciembre de 2014

De cara al espejo, de espejo el mundo.

Los miedos siempre indican algo, algo que cuando llega no puedes saber y no quieres creer que así será. Los miedos indican finales de historias aún para ti sin acabar, pero no importa porque el tiempo sigue y, aunque tú mires atrás, se irán alejando. Terminaremos siendo pasto de olvido y sin camino tendremos que avanzar.
Mirando al mundo nos daremos cuenta de que no sirve de nada agarrarse a lo malo, de que si disfrutamos y encontramos el lado bueno podremos vivir mejor, tal vez la formula de la sonrisa no sirva para todo y solo sea un escudo de cara a los demás, pero ahogarte en un mar de penas solo hace que tengas la peor de la expresiones y los peores pensamientos. Tal vez la vida no sean dos días, pero mejor seguir tus sueños que darlos por perdidos solo porque el camino que llega hasta ellos esté cortado. Los soñadores nunca se rinden.

1 comentario: